top of page
  • Néstor Feller

Rey David (parte 8)



La religión católica considera el rey David un santo y celebra su día el 29 de diciembre.


David en el Islam.


David es venerado por los musulmanes porque es uno de los cuatro mensajeros de Dios que recibieron libros sagrados. A Mahoma, el último y más grande de los mensajeros según el Islam, Dios le dio el Corán. A Moisés Dios dio la Torah. A Jesús le dio los Evangelios. Y a David le dio el libro de los Salmos.

David es considerada por el Islam como una de sus más grandes profetas. Él y su hijo Salomón ( Suleiman), tenían una doble responsabilidad, asegurar el bienestar espiritual de su pueblo y la defensa de la nación.


El Corán menciona la victoria de David sobre Goliat, pero no su adulterio con Bathsheba y el asesinato de Urías, porque en el Islam los profetas tienen carácter moral impecable.


Debate arqueológico: Minimalistas contra maximalistas.


Algunos historiadores se preguntan: ¿Hubo realmente un Rey David? ¿Tal vez es sólo un personaje mítico como el Rey Arturo de la Mesa Redonda?

Ese es un debate en el mundo de la arqueología y los historiadores entre los llamados «minimalistas» y «maximalistas».

Los minimalistas (que algunos de ellos, no por coincidencia, expresan animosidad hacia Israel hoy en día), niegan que existe evidencia arqueológica que sustenta la historia bíblica del Rey David y dudan que David haya vivido. Para ellos, el rey David es sólo una leyenda.


Los maximalistas utilizan la información negativa que da la Biblia sobre el rey David como prueba de que si existió, ya que argumentan que no hay una leyenda que de información negativa sobre el héroe, donde el personaje principal es un colaborador de los más acérrimos enemigos de su pueblo, donde es culpable de adulterio y asesinato, donde se humilla, y, donde en su lecho de muerte, da instrucciones similares a las que habría dado el Padrino Don Corleone.

Los maximalistas también dicen que hay evidencia literaria, histórica y arqueológica que prueba la existencia de David.


Como evidencia literaria dicen que la narración bíblica incluye muchos términos que ya no se utilizan en los siglos posteriores, y descripciones geográficas que corresponden al siglo 10, así como las menciones de varios santuarios en el país que ya no estaban en existencia desde el momento en que Salomón construyó el Templo y centralizó el culto.


David tenía una guardia personal compuesta por los filisteos, lo cual ya no tuvieron los reyes que lo sucedieron.


Gath, un reino importante en la historia de David, es un pequeño pueblo en los siglos posteriores.

El relato menciona personajes secundarios como Amasa, Abner y Shimei que un centenar de años más tarde, es probable que no se habrían recordado ni mencionado.


Con respecto a la prueba arqueológica de que David vivía, en 1993 el arqueólogo israelí Avraham Biran descubierto en Tel Dan, en el norte de Israel una inscripción del siglo 9 AEC que menciona la «Casa de David», beit David.


Actualmente el profesor Yossi Garfinkel está liderando una expedición de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que está excavando una antigua ciudad hace 3.000 años en el valle de Ela, cerca de la ciudad de Beit Shemesh. La ciudad, cuyas paredes tenían una altura de seis metros, es la evidencia de un gobierno regional organizado durante el reinado del rey David.


David en el arte, la literatura y el cine.


La escultura más famosa en el mundo es el David de Miguel Ángel, (1504). Otras esculturas de David fueron hechas por Donatello en 1430, Verrocchio en 1476 y Bernini en 1624.

David es un personaje bíblico acerca del cual los autores han escrito en serio y también en sátira.

Numerosos libros se han escrito sobre el rey David, o se han inspirado en su historia.


Entre otros son «The Giant Killer» que Elmer Davis escribió en 1928, cuando David atribuye a sí mismo la explotación de los demás.


En 1946 Gladys Schmitt escribió: «David el Rey», un libro criticado por su sincero retrato de la relación homosexual de David y Jonatán.


En 1984 Joseph Heller publicó «Dios sabe», una sátira que pone de relieve los defectos de David.


En 1966 Juan Bosch, el político de la República Dominicana, escribió: «David, la biografía de un rey», analizando el aspecto político de la vida de David.


Allan Massie, en 1966, escribió «El Rey David», que describe a David como homosexual.


Uno de los mejores libros es «Reporte del rey David» por Stefan Heym publicado en 1973. Se presenta el reinado de David como un sutil comentario sobre el régimen comunista de Alemania Oriental.


Dan Jacobson publicado en 1970, «La violación de Tamar».


Uno de los mejores libros de William Faulkner, el ganador del Premio Nobel, es «Absalom, Absalom», inspirada en la rebelión del hijo de David.


Libros recientes que analizan el Rey David son «Los demonios secretos de David» por el historiador Baruch Halpern, y «Rey David», de Steven McKenzie.


En Hollywood la historia de David ha sido representado por Gregory Peck, Jeff Chandler, Finlay Currie y Richard Gere, entre otros.

Comentarios


Los comentarios se han desactivado.
bottom of page