Grupo en Jericó con Nestor

PARA QUÉ HACE FALTA UN GUÍA PROFESIONAL EN ISRAEL

Llegamos a una nueva ciudad y usamos nuestro smarth phone o nuestra tablet para saber que hacer, o donde ir. Conocer que es lo que estamos viendo y cual es el pasado de tal o cual monumento o de unas ruinas de tiempos pasados. Antiguamente, y aún hoy en día también llevamos con nosotros una guía del país (impresa, papel, recuerdan?) o de la ciudad para disfrutar más de lo que tenemos ante nosotros y que el cartel o la explicación que colocan los responsables del sitio, cuando lo hay, no es suficiente para responder a tantas preguntas y cuestiones que se nos viene a la mente.

Generalmente en la mayoría de los sitios, en Europa en especial, lo que queda ante nuestra vista es mucho más impactante que la lacónica o poco útil explicación que recibimos. Nos alcanza, sin más, con la fecha, algún detalle técnico sobre la maravilla que estamos viendo, y tal vez algún dato picante o jocoso que se refiere al momento histórico del que hablamos.

Cuando nos quiere explicar un poco más, la aplicación que usamos, el apunte que imprimimos, o la guía de papel que nos prestaron o compramos a última hora para el caso, no nos resulta ni importante ni relevante a nosotros. Quien puede acordarse, y para que serviría saber de tal o cual rey de los Vándalos o de la dinastía Merovingia? O quien fue el sucesor de Alfonso VII? Es tan impactante y hermoso lo que vemos que la explicación es casi un detalle sin importancia.

El tiempo, la historia, no paso igual en todas partes.

En todo Europa, si quitamos la época prehistórica, y comenzamos desde la civilización que es relevante para nosotros, empezaríamos a partir del siglo V antes de la era común. Desde entonces y hasta el siglo XXI cuantas civilizaciones pasaron por la misma geografía? Cuantas culturas diferentes? Cuanta creencias (religiones) influyeron?

Esta es la diferencia única y especial, que hace de Israel, un paseo por la Tierra Santa, un destino que sin un guía profesional y humano (no sólo,por sus cualidades, sino de carne y hueso) no podríamos comprender y disfrutar de igual manera lo que el país nos ofrece.

Imposible que una aplicación electrónica o libro impreso pueda explicarnos la complejidad de una tierra donde interminable cantidad de veces fue conquistada por diferentes personajes y reinos, influenciada por sucesivas culturas, religiones y sectas, reyes y Mesías, locos y constructores todos dueños de verdades eternas que apenas duraron algunos años.

Y por sobré todas las cosas, las explicaciones de un buen guía (el de carne y hueso) siempre, aún hablando de pasados lejanos, son actuales y responden a nuestra identidad cultural pues contiene elementos fundamentales de quien somos, pues sólo acá se dan cita como en una gran ensalada o un mosaico colorido, la actualidad y la Biblia, la religión y la política, la cultura y la mística.

Un buen guía que sabe explicar, relatar, escuchar, es la gran diferencia de ver solo piedras o historias increíblemente cercanas.

Néstor Feller guía profesional en Israel